miércoles, 14 de julio de 2010

Ha llegado la noche...


Las plantas que me rodean parecen sombras temblorosas... la brisa me acaricia blandamente, doña luna riela seguida por el anillo de una nube.

Venus rutilante y lejana la contempla, las demás estrellas son joyas en un cielo transparente guiñando como en un juego fascinante... se eleva el perfume de la tierra envolviendo el ambiente, de un macizo cercano un grillo eleva su sostenido ritornelo chirriante destacándose por sobre la canción de amor que viene de una ventana vecina...

¡Es tanta la placidez del momento que me dejo llevar e imagino que las ramas del jazminero amarillo, largas, caídas, mecidas suavemente, rascan amorosamente al suelo que aún guarda el calor del día abrazador y pesado!

Alguna vez leí que la naturaleza es protegida por pequeños, en tamaño, seres mágicos llamados gnomos y que su preferencia está en las palmeras y helechos...
Elevo la vista, por sobre el paredón medianero asoma su melena una datilera jóven, a mi izquierda, arrinconados, tengo los helechos tupidos y hermosos...

Una idea viene a mí y como me gusta la pongo en práctica..
respiro profundo, cierro los ojos así un instante, lentamente los abro...

¡Entonces lo veo! Feito, de naríz grande, jubón verde, pequeñas botitas punteagudas, casaca marrón con botones de oro, su cabecita rala coronada por un gorrito de punta caída rematada por un cascabel...

Nos miramos, su expresión es tiernamente burlona, llena de sabiduría ancestral, al contemplarlo siento en mi corazón las notas perfectas de violines locas de alegría...
Sigilosamente estiro la punta de mis dedos en un intento para tocarlo y... como una pompa dejabón desaparece...
Cierro mis párpados, relajada, en paz...dejo pasar el tiempo...
no se cuanto...de pronto en mi brazo se posa una manecita tibia y urgente y de una voz no menos chiquita escucho decir...

"¿Abuelita, no es hora de que vengas a descansar?"...

¡Esta es mi realidad!
La presencia solícita y querida de mi dulce Giuliano, uno de mis tantos nietos, mis perlas preciosas, mi orgullo, que dan luz y alegría a mi vida haciendo que sea digna de ser vivida más allá de todo y por gracias a Dios!...

Nos abrazamos largamente, beso su frente angelical...luego tomo su mano y entro con él, cerrando tras de mí, como quién cierra un cofre de secretos...

Norma Victoria Peralta - Maipú; 2007

(Del libro "Palabras al Sur" (Escritores de la región Cultural del Sudeste Bonaerense - editado por el Instituto Cultural de la Pcia. de Bs.As.En el año 2007)


Si este post fue de tu agrado, no dudes en suscribirte al feed de El Amigo y así podrás leer futuros artículos a través de tu lector de feeds.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...