sábado, 28 de agosto de 2010

Cosas del Negro Blanes...


Un día, una mañana, llegó él, cabeza gacha, cola entre las patas, desconfiado. Alguien se le acercaba,él se alejaba, pero al no notar agresión volvía a aproximarse.
Las horas pasaban y solo encontraba afecto o indiferencia.

Más tarde hubo un ofrecimiento gastronómico de la dueña del Kiosco. Así se aquerenció, se hizo parte del lugar. No sabíamos como llamarle y surgió el nombre de "Pan triste", era un excelente ejemplar canino color blanco con manchas marrón claro. A todo el barrio le agradaba.

En el kiosco le compramos alimento para su especie, Beto cuando venía a buscar el Popular le traía una masita, el "Gordo" le guardaba las media lunas del día anterior, el "Muñeco" se ocupaba del cuidado veterinario. Rosario le daba refugio de la temperatura, además caricias y conversación. Susana también colaboraba en su estadía.

El único defecto que le encontrábamos era el amor que profesaba a las ruedas de los autos, las cuales acompañaba y piropeaba con sus ladridos al oído.

Un día se ausentó, tal vez un largo viaje.La muerte lo sorprendió, sin dar aviso. Quizás una rueda correspondió a su amor.

Jorge Blanes - Maipú: 11 de Noviembre de 2005 (diario local "Otras Voces")

(El señor Jorge Blanes es un gran poeta local, capaz de transformar lo simple y cotidiano de nuestras vidas en algo valioso a través de su prosa, tal es el caso del presente relato cuyos personajes fueron tomados de un hecho real, trascurrido en su barrio, cuyo epicentro es un kiosco

Si este post fue de tu agrado, no dudes en suscribirte al feed de El Amigo y así podrás leer futuros artículos a través de tu lector de feeds.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...