viernes, 4 de junio de 2010

Los juguetes enojados.





Mateo había llegado un poco cansado de la escuela y después de almorzar unos ricos fideos, terminó rápido los deberes para poder jugar con su hermanito Lucas, que tenía 4 años, cuando llegara del jardín; a la hora del té con leche y los dibujitos.

Apurados por jugar, se olvidaron las tazas y cucharas sobre la mesa, que los miraban y se quejaban porque querían bañarse rápido ¡tenían calor!
La mesa se reía mucho... ¡las miguitas de pan y el azúcar desparramado le hacían cosquillitas! ¡y qué hablar del piso y de las sillas! se reían y se movían de un lado a otro porque los pedacitos de pan le picaban entre la ropa... Su mamá corría de un lado para el otro, pero las ollas y los cubiertos estaban enojados... al ver a sus compañeros aún más molestos...

- ¡Tengo mucho olor!-, decía el cuchillo
- ¡Estoy sucia... exijo bañarme!- gritaba la cuchara.
- ¡Qué calor!- se quejaba la pava... -quiero tomar un poco de agua fría...

Mientras tanto, los hermanitos jugaban despreocupados con los muñecos y rompecabezas, dibujaban y rayaban papeles que encontraran a su paso. Pero se cansaron de jugar y fueron a la cocina a esperar que llegará su papá del trabajo.

- ¡ Ayyyyyy ! me están pisando....- exclamaba la silla.
- No... no... ¿qué estás por hacer?...- imploraba la pared al ver que Lucas
se acercaba con una fibra...

-¡cuidado... no... no... noooooo...!

Terminaron de cenar y con mucho sueño, fueron al baño a lavarse los dientes. El espejo quedó lleno de pequitas de pasta dental.... la pileta quedó toda mojada, y la toalla había quedado toda enroscada sobre el bidet...

Fueron quedando en el camino zapatillas, medias, remeras y pantalones...

- Me duele el dedito - le decía la media azul a su compañera...
- Y a mí me duele la rodilla, mucho... estoy incómodo- decía el pantalón...
- ¡Y yo! - gritaba el osito de peluche -
voy a tener que dormir boca a bajo
mientras ellos duermen cómodos y calentitos!

Al día siguiente Mateo se despertó temprano para ir a la escuela mientras Lucas dormía despatarrado. No encontró su media blanca por ningún lado y tuvo que ponerse una de cada color...

- ¡Y mis pantalones! ¿dónde estarán?... ¿dónde los habré dejado ayer? – pensaba Mateo.

Cuando Lucas se despertó, buscó su mochila para mostrarle a su mamá los dibujos que había hecho en el jardín... pero...

La mochila se había escondido detrás del sillón, junto al pantalón y a la media de Mateo; y se reían bajito para que no los escuchen. Cuando Lucas se dio vuelta la mochila corrió hasta ponerse detrás de él y el niño, confundido, se rascó la cabecita...

Y qué hablar de los juguetes... el autito no quiso correr por las pistas, ni el trencito pasar bajo los túneles y puentes... ¡Todos estaban quietos y enojados! Así fue todo el día, lápices que de un lado a otro de la casa formaban garabatos de colores, tazas que enfriaban el té con leche y miguitas de pan que se metían a dormir en las camas provocando cosquillitas a los dos hermanitos... y Mateo y Lucas, que no entendían nada, perseguían de un lado a otro a los juguetes...
Y así fue como, después de ese día tan raro y esa noche tan incómoda, Mateo y Lucas decidieron ordenar cada una de las cosas que usaran desde ese día en adelante.
Donna Helena

Si este post fue de tu agrado, no dudes en suscribirte al feed de El Amigo y así podrás leer futuros artículos a través de tu lector de feeds.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...